Errores frecuentes a la hora de aprender inglés

studingEl aprendizaje del inglés es un proceso largo y complejo al que cada vez un número mayor de personas se tiene que enfrentar, ya sea por necesidad, laboral o académica, o por convicción propia.

Si eres una de esas personas que se han propuesto hablar inglés, a continuación te mostraremos una lista de los errores más frecuentes en los que no debes caer.

1. Querer ir demasiado deprisa. No tengas prisas ni pretendas ser bilingüe en un año porque generarás más frustración. Ponte pequeñas metas, como aprender una palabra cada día o una serie de verbos a la semana.

2. Pensar que un profesor nativo es siempre la mejor solución. Nuestro profesor debe ser capaz de enseñar y transmitir sus conocimientos sea nativo o no. En los niveles de iniciación e intermedios suele ocurrir que los mejores profesores son los que conocen a la perfección tu propio idioma, pues entenderán mejor tus carencias y necesidades.

3. El inglés no es un hobby, ¡hay que trabajarlo duramente! Aprender inglés requiere tiempo, trabajo y mucha constancia.

4. Centrarse solamente en el autoaprendizaje. Uno de los factores fundamentales del inglés es la interacción con otras personas. Para progresar debes de interrelacionarte con otras personas que hablen el idioma.

5. Pensar que solo podrás aprender inglés en el extranjero. No hace falta salir del país para practicar inglés. Puedes ver series de televisión en versión original, leer la prensa de habla inglesa, quedar con estudiantes de otros países, etc.

7. No trabajar la pronunciación. Si no sabes escuchar no sabrás hablar. Pero a continuación debes esforzarte en pronunciar correctamente. Es preferible manejar un vocabulario más limitado pero de forma correcta tanto en su uso como en la pronunciación.

8. Limitarte a conseguir un título. Debes de saber que si dejas de practicar el idioma una vez conseguido tu objetivo, olvidarás todo lo aprendido.

Esperemos que todos estos consejos sirvan para ayudarte a mejorar tu nivel de inglés. Y recuerda: Para el triunfo, la clave está en el trabajo duro, la paciencia y la constancia.